4 consejos para prevenir errores médicos

La comunicación entre médicos y pacientes es vital para prevenir errores médicos.

Afortunadamente, hay una forma de prevenir las muertes provenientes de dichos errores, que para ser francos, suelen ser unas cifras considerables.

Por otro lado, los pacientes deben ser vigilantes y junto a una educación y la concientización serán herramientas vitales.

Aquí hay cuatro consejos para prevenir errores médicos:

1) Siempre haz preguntas

Si alguna vez no estás seguro de algo, ya sea por los efectos secundarios de un medicamento o lo que podría implicar una determinada prueba cuando te piden que vayas a los laboratorios clínicos, es importante que hables.

Si no haces preguntas, es posible que el médico o las enfermeras no sepan nunca que existe un problema.

Si te ayuda, realiza una lista de preguntas antes de la visita al médico. Si te surgen preguntas una vez en casa, llama o envía un correo electrónico con cualquier consulta.

La información adecuada es la clave para prevenir errores en primer lugar.

2) Encuentra un cuidador/apoyo

La atención médica efectiva es un esfuerzo de equipo. Es por eso que muchos expertos en seguridad del paciente aconsejan a las personas que traigan a un amigo o familiar antes de cada visita al médico o la estadía en el hospital, En Olab puedes tener los mejores análisis

El contar con un acompañante podrá hacer aquellas preguntas que no queden claras para o que por tu condición no puedas hacerlas.

Esto asegura que tus necesidades y deseos estén totalmente protegidos.

3) Mantén a tus médicos informados

Los pacientes deben hacer preguntas para mantenerse al tanto. Ese nivel de conciencia es vital para tus médicos.

Pon atención a cualquier cambio que veas o sientas y ante un efecto secundario hazlo del conocimiento de tu médico.

Si estás tomando un nuevo medicamento de otro profesional médico o haz hecho cambios en tu dieta, informa también a tu médico de inmediato.

Sin la información correcta, el responsable médico no tendrás las bases suficientes para proporcionarte un tratamiento eficaz para recuperar tu salud y es mucho más probable que se produzcan errores.

  1. Habla con un farmacéutico

Se ha atribuido una gran cantidad de errores médicos a los pacientes que tomaron la dosis incorrecta.

Para evitar estas confusiones, es importante no solo hablar con tus médicos y enfermeras, sino también con tu farmacéutico habitual.

Estos especialistas dedican la mayor parte de su trabajo a estudiar los efectos secundarios e interacciones medicinales.

Es posible que tengan un conocimiento íntimo de un medicamento fuera de la experiencia de un médico (dado su rango de responsabilidades).

Por otro lado puede ayudarte a sugerir ciertas herramientas como dispositivos de medición para medicamentos líquidos.

FUENTES.

YouTube|| Olab|| IMSS 

En términos generales, tu como paciente sabes lo que sientes y lo que haces.

Al compartir con el especialista algún efecto secundario y conocer tus hábitos le permitirá tener un mejor marco de referencia y si omites información estarás tu mismo exponiéndote a un problema de importancia.

Evita omitir información, solo recuerda una cosa… sin tener un buen marco de referencia se puede llegar a un mal diagnóstico, lo que a su vez te puede provocar serios problemas en tu salud.

Aquí la pregunta es… ¿será por un error del especialista o será por una omisión de tu parte?

Piénsalo, y por tu salud mantén una comunicación sincera y abierta con tu cuerpo médico.