Cuando de elección se trata, identifica cómo te quieres ver en el futuro profesional

En muchas ocasiones no tienes muy clara la carrera que deseas elegir, intenta reflexionar sobre dónde te gustaría estar en el futuro en términos de empleo.

A los 18 años, muchas personas que abandonan la escuela y la universidad no tienen idea de lo que quieren hacer con su vida.

Está bien y es normal, aunque es posible que desees considerar la posibilidad de solicitar un curso en donde por lo menos, disfrutarás estudiando y también (si es posible) mantengas tus opciones abiertas en un campo que crees que podrías querer seguir.

Con algunas ideas en mente vale la pena revisar las áreas de tu interés y después analizar las carreras que ahí se imparten.

Con esta primera selección, ahora vale la pena echar un vistazo a las universidades que imparten dichas carreras.

FUENTES: YouTube || Unitips || Gob.mx 

Aunque es posible que hayas decidido sobre un curso en función de los detalles del contenido y la naturaleza del trabajo involucrado, es posible que desees considerar si puedes cambiar tu curso después de haberlo iniciado.

Algunas universidades te permitirán hacer este tipo de cambios siempre y cuando estés dentro de las primeras 4 a 6 semanas aproximadamente. Esta es una opción invaluable si aún no has decidido qué trayectoria profesional seguir.

Finalmente, elige un tema que realmente te guste aprender. Es mucho más gratificante el camino cuando lo haces por convicción ¿cierto?

¡Y no te importará tener resacas en las épocas de exámenes importantes!

Si bien es importante tomar la decisión correcta desde el inicio puedes corregir el rumbo si hay una decisión diferente.

De lo contrario, podrías terminar gastando dinero y tiempo en un título que ni siquiera usarás una vez que te hayas graduado y esto sí que será frustrante.

Ahora bien, como ya te habrán comentado en tu colegio, dependiendo de la carrera que vayas a elegir y/o la institución a postularte, será el tipo de examen a presentar.

Así que investiga qué requisitos debes cubrir ante la universidad e identifica qué tipo de examen deberás presentar así como el puntaje para ser aceptado.

Es importante que sepas que en México existen exámenes institucionales como los que se presentan ante la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el Instituto Politécnico Nacional (IPN) y la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

Cada una de estas instituciones tiene sus propios mecanismos de selección y son independientes entre sí. Esto significa que si quieres buscar un lugar en cada una de ellas para ampliar tus opciones, deberás presentar cada uno de sus exámenes.

Por otro lado, la gran mayoría de las universidades públicas recurren a los exámenes del CENEVAL.

Aquí el postulante presenta el examen CENEVAL EXANI II y de acuerdo a la puntuación obtenida será o no su pase de entrada.

Si tu carrera esta en este sector de universidades, el CENEVAL ofrece una herramienta interesante llamada Examen Simulador CENEVAL EXANI II para que te familiarices con dicho examen.

Si tu carrera esta en el sector privado, estas universidades recurren a los resultados de las pruebas del College Board.

Cualquiera que sea tu caso, primero investiga cuál será el tipo de examen a presentar y prepárate. Todo se facilitará cuando tienes un rumbo… pero no te estreses si aún estás en el camino de encontrarlo.