Tomar las mejores decisiones cuando inicias un negocio… es la mejor pero ¿por dónde iniciar?

Empezando por lo primero… delega aquellas cosas en las que no son tu fuerte y concéntrate en lo que sí sabes.

Esto es importante en cualquier negocio y más si eres dueño de una franquicia: una persona no puede hacerlo todo.

Es importante darse cuenta de esto para poder evaluar qué partes del negocio manejarás y qué áreas vas a contratar.

Había sido profesora de Inglés en una escuela primaria durante 17 años cuando descubrí una de las franquicias de Inglés más importantes en México.

Si bien sabía que sería excelente para trabajar con estudiantes y contratar/capacitar empleados, la contabilidad nunca había sido una fortaleza mía.

Y aunque tengo una mente para el marketing, no tengo el conocimiento técnico del diseño gráfico.

Contraté a un contador para que “me cuidara” cada semana mientras actualizaba mis libros contables y esta ha sido la mejor decisión.

Puedo hacer preguntas en lugar de perder el tiempo buscando una respuesta, el arte de los números y tener unos libros contables impecables es cosa de profesionales.

Y en cuanto a la comercialización, lo que le toma 5 minutos al diseñador gráfico me lleva una hora o más y mi tiempo lo puedo canalizar en las áreas de mi interés y habilidad.

Entonces, si bien soy capaz de crear anuncios nuevos, es más inteligente para mí contratar a un diseñador gráfico para que haga lo que mejor saben hacer.

Esto me permite concentrar mi tiempo en lo que mejor hago: desarrollar mi personal y trabajar con mis clientes consiguiendo que mi negocio florezca más armoniosamente y yo me siento genial.

Ahora bien, el error más común que se suele hacer es pensar que sabes todo cuando comienzas una franquicia.

No te engañes a tí mismo y pienses que tu “vasto” historial de negocios te convertirá automáticamente en un franquiciado exitoso, sé humilde y aprende de otros franquiciados.

Más sobre franquicias en Harmon Hall  || Más información: Harmon Hall y Forbes 

Lo ideal es fomentar las relaciones con otras franquicias en tu área y en todo el país.

Aprendí más de dos de los franquiciados en mi área de lo que podría haber imaginado y debo mi éxito inicial en gran parte a su disposición a ayudar.

No puedes hacerlo todo tú mismo. Si has hecho tu tarea, deberías formar parte de un sistema de franquicias con una buena estructura de soporte.

Debe haber recursos a los que recurrir en busca de ayuda, orientación y asesoramiento.

Y por el contrario el ignorar el consejo de franquiciados experimentados es la peor decisión que puedes tomar.

Te reitero, sé humilde y absorbe los consejos, de hecho tu mismo sientes cuando algo tiende a ayudar y es por lo tanto un buen consejo sobre uno que no lo es.

Y el primer consejo es seguir los sistemas y procesos que el franquiciador ha desarrollado ya que por algo te decidiste por esa franquicia y esto te llevará a la ruta correcta ya que es un sistema probado.

Así que aprende a identificar tus áreas fuertes en donde te concentraras y qué partes delegarás, sigue el “camino amarillos” que tiene la franquicia que adquiriste que por algo es una franquicia y cuenta con un sistema probado y sé humilde, abre tu mente y aprende de los que ya son exitosos en tu ramo.

Vídeo: YouTube